¿Ser autónomo o crear una SL?

empresa o autonomo

¿Conoces los beneficios y ventajas de cada una de las opciones?

Descubre qué se adapta mejor a tus necesidades y las de tu negocio.

Ser autónomo

Sin inversión inicial. El alta en el Régimen General de Autónomo puede llevarse a cabo en menos de dos días, si no requieres una licencia de apertura o de actividad e instalaciones. El coste al iniciar la actividad sería el pago de la cuota de autónomo al acabar el mes.

Beneficios fiscales. En los dos primeros ejercicios desde el alta, el IRPF se reduce hasta un 9%. Además la Ley de Autónomos recoge una tarifa plana de 50 € y una reducción en el pago durante los primeros 18 meses, siempre que te hayas dado de alta por primera vez a partir de septiembre de 2013.

Obligaciones fiscales. Con una idea básica de temas fiscales y conociendo las fechas, no tendrás problemas para hacer frente a las declaraciones obligatorias como autónomo.

Crear una SL

Pago de menos impuestos. Las SL tributan a través del Impuesto de Sociedades (25%). No obstante, esto dependerá del nivel de beneficios y a qué se destinen (como sueldo propio o para reinvertirlo en la empresa).

Deducción de los gastos. Podrás desgravarte todos los gastos que estén relacionados con tu actividad, incluso tu propio sueldo en el caso de estar reconocido como un empleado de tu sociedad limitada. Además, si contratas a una persona, contarás con deducciones fiscales en el impuesto de sociedades.

Responsabilidad limitada al capital social aportado y al patrimonio de la empresa. Más allá de esto no podrán hacerte ninguna exigencia legal.

¿Cuándo dar el paso de autónomo a SL?

Si vas a empezar por cuenta propia, lo ideal sería hacerlo como autónomo. Pero existen otras situaciones en las que lo preferible sería constituir una sociedad limitada:

Tu negocio aumenta. El autónomo tributa a un IRPF mayor cuantos más beneficios obtenga (por ejemplo hasta los 33.000€ aprox tributaría al 30%). Sin embargo, con una sociedad limitada las ganancias seguirían tributando al 25%, por el impuesto de sociedades. Siempre y cuando los beneficios de tu sociedad limitada se reviertan en tu negocio.

Si quieres tener socios lo más recomendable es crear una SL. Se pueden incorporar tantos socios como se necesiten, en categoría de socios trabajadores y/o socios capitalistas. La responsabilidad es solidaria y limitada al capital aportado por cada uno de ellos.

Necesitas financiación. Es más fácil que un banco conceda un préstamo a una empresa que a un autónomo. ¿El motivo? En la mayoría de los casos, los autónomos son identificados como particulares por las entidades bancarias.

fuente: ononews.es

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *